El funcionario judicial le solicitó al juez Sebastián Casanello que desestimara a la vicepresidenta de la causa en la que se la investigaba.

El fiscal del ministerio público, dejó asentada su posición en un dictamen que le presentó al juez federal Sebastián Casanello. En el remarca que, a pesar de haber exhibido un vínculo «directo» entre la exmandataria y el empresario, no logró reunir elementos probatorios que le permitieran avanzar más allá de la sospecha manifestada para convocarla a indagatoria.

La causa investigaba la existencia de una estructura de lavado de activos mediante obras públicas y negocios complementarios comenzó a investigarse en 2013, finalizando con la condena a Lázaro Báez y otros 16 imputados más y que tan solo unos meses atrás tuvieron una reducción de su pena en la instancia de Casación.

Sin embargo, la exmandataria continuaba siendo investigada en un apartado de la causa que no fue elevado a juicio oral, ya que el letrado le dictó la falta de mérito en 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *